Las trompetas que suenan desde el cielo

Una versión más breve de este texto fue publicada en la Agencia DIB el 7 de abril de 2020. Pocos días después de la aparición de esa nota fui invitado a participar en el programa La Señal – Ciencia y Misterios, que se transmite por YouTube. Dejo el video al final de este post.

Más o menos desde el comienzo de la cuarentena mucha gente está oyendo extraños sonidos que provienen del cielo nocturno. Algunos dicen que suenan como aviones a reacción invisibles, otros como un gran estallido y muchos, como miles de trompetas sonando al unísono con un canto lúgubre. Se llenaron de videos las redes sociales con este fenómeno y también estallaron las hipótesis, pero para la ciencia hay una explicación que no por racional no es más extraña: estos ruidos provienen de “cielomotos”, es decir, terremotos en la atmósfera.

De acuerdo a los científicos el cielomoto (término traducido del inglés “skyquake”) consiste en el choque de masas de aire calientes y frías, lo que genera un cambio de temperatura de gran magnitud en un lapso corto de tiempo con movimientos de aire extremadamente violento. Esto sería lo que produce esos sonidos de muy baja frecuencia.

¿Por qué el potencial “sería”? Porque ésa no es la única explicación para los cielomotos. Otras hipótesis incluyen la eyección de masa de la corona del Sol, que al chocar contra la atmósfera terrestre generan ondas de shock similares a las que se generan cuando una aeronave rompe la barrera de sonido; la entrada de meteoros; gas que escapa de los respiraderos de la superficie de la Tierra; la liberación explosiva de gases menos volátiles generados a medida que la piedra caliza se descompone en cuevas submarinas; el vuelo de aeronaves militares; erupciones volcánicas.

Lo cierto es que los cielomotos no constituyen un fenómeno demasiado frecuente, ya que los registros están muy espaciados en el tiempo: algunos en el siglo XIX, pocos en el siglo XX. Se empezó a hablar de ellos con más asiduidad en los últimos años, y desde que empezó el aislamiento de la mitad de la humanidad por la pandemia del Covid-19 el tema se instaló en las redes sociales.

De hecho, la meteoróloga Cindy Fernández, vocera del Servicio Meteorológico Nacional, no cree en la existencia de los cielomotos aunque también duda de los videos con sonidos extraños. “Para mí es todo fake. Muchos de los videos son falsos con sonidos que son montajes. Incluso me llegaron algunos que era la banda sonora de una película. Los videos son ‘del amigo del primo de mi novia’ o similar, nunca de la persona que los escuchó”, me contó.

Continúa: “Y lo de cielomoto, además de ser algo que nadie conoce ni hay información oficial en ningún lado, tiene varias interpretaciones. Para algunos es un zumbido, para otros trompetas, para otros explosiones, etcétera. Todas las notas hablan de lo que dijo la NASA. Por más que googlees no vas a encontrar la declaración de la NASA, seguramente porque no existe. Y podés rastrear notas hasta el 2008 con el mismo párrafo en todos lados, exactamente con las mismas palabras”, aseguró, para finalizar: “Desde la parte meteorológica, las masas de aire chocan continuamente. Lo que generan son tormentas y el único sonido es el trueno”.

Aunque la meteoróloga afirme que sean fake, hay reportes del fenómeno desde muchos lugares de Argentina. También podríamos repensar el estruendo que sacó de la cama a muchos platenses la noche del 23 al 24 de marzo. La explicación oficial en este caso estuvo relacionada con el funcionamiento de la Destilería. (Unos días antes de que empezara la cuarentena, un amigo me contó de algo similar sucedido en el barrio de Los Hornos, que en ese momento solo me pareció raro pero que ahora resulta inevitable vincular).

Hay gente que relaciona este sonido celestial con las apariciones de ovnis, que se han vuelto más frecuente durante la cuarentena (probablemente porque hay más tiempo para observar el cielo). Otros ya recurren a la Biblia y mencionan las trompetas angelicales. «Vi entonces a los siete Ángeles que están en pie delante de Dios; les fueron entregadas siete trompetas (…) Entonces hubo truenos, fragor, relámpagos y temblor de tierra. Los siete Ángeles de las siete trompetas se dispusieron a tocar», dice el capítulo 8 del Apocalipsis, versión de la Biblia de Jerusalén. Las trompetas, claro, anuncian la destrucción de la Tierra como la conocemos.

Vean por ejemplo este mural realizado por el escultor Máximo Maldonado en el Cementerio de La Plata, titulado “Credo”, y que representa la resurrección de los muertos el día del Juicio Final. Justamente, el final del Credo dice: “Creo en el Espíritu Santo, la Santa Iglesia Católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén”. Arriba a la izquierda se ven sonar las trompetas. Añado a título personal que este mural impresiona muchísimo: está en un rincón oscuro de un corredor de nichos y es enorme.

"Credo", de Máximo Maldonado, en el Cementerio de La Plata.
«Credo», de Máximo Maldonado, en el Cementerio de La Plata.

Por otra parte, los investigadores de fenómenos extraños relacionan a este sonido con otro fenómeno llamado “The Hum” (el zumbido), un ruido de baja frecuencia que se viene oyendo en distintos países desde la década del ’40. “The Hum” hasta es mencionado en “The X-Files” y su origen es completamente desconocido aunque jamás se lo relacionó con los cielomotos, hasta ahora.

Como curiosidad, en 2015 se realizó en Canadá una película de ciencia ficción prácticamente desconocida llamada “Skyquake”. En ella, el protagonista, un recluso que está obsesionado con los sonidos que provienen del cielo, cree que lo que los origina lo persigue cuando sale de la cárcel. Refleja muy bien el estado de angustia y paranoia que predomina en estos días de coronavirus, encierro y trompetas del Apocalipsis.

*************************

Después de la publicación de la primera versión de este texto, el amigo Fernando Silva Hildebrand me invitó a participar en su programa La Señal – Ciencia y Misterios, en el que hablamos sobre estos extraños sonidos con Andrea Pérez Simondini, Carlos Iurchuk y Mario Martín.

Marcelo Metayer Escrito por:

2 comentarios

  1. Ivam
    18 abril, 2020
    Responder

    El sonido, en si, me parece espectacular. Debe ser chocante experimentarlo.
    Seguramente lo sabés, pero no olvidemos que también se cree que instalaciones como HAARP son las causantes del sonido.
    También podría ser algo natural.
    También se genera un egrégoro alrededor de esto; todas nuestras especulaciones podrían estar entrometiendose.

    Si hay una verdad, esa es que nadie tiene realmente la certeza de qué es.
    Por lo menos en el mainstream.

  2. Ivam
    18 abril, 2020
    Responder

    Otra de las tantas reflexiones que extraigo, ahora sobre éste sonido, pero también sobre la cuarentena, es ésta que me muestra lo dependientes que somos al estatus quo: si el orden se perturba, por más que la sociedad sea enfermiza, la gente común y corriente la necesita porque ahí construimos la vida y es lo único que conocemos: tener un auto, casa, pareja, hijos, algunos lujos, más lujos, placeres efímeros, astío, endeudarse, pagar cuentas, vivir para trabajar, dividirnos en creencias políticas y religiosas, dos semanas de vacaciones al año… Algunas veces algunos empiezan a molestarse; pero están tan inmersos en ese veneno que lo necesitan y lo defienden. Y si ese orden enfermizo al que le llaman «vida» o sociedad empieza a tambalearse, todos pierden la cabeza.

    Me imagino un escenario de un mundo, de golpe, sin electricidad… ahí sí estamos jodidos… hasta el más sabio va a tener que juntar rocas más grandes para que no le entren a la casa en busca de provisiones. Creo que los políticos estarían a salvo, tal cual y como sucede en las películas. Pero es solo un pensamiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *